La belleza de cagarla

Como buen salvadoreño, siempre he dicho, y tengo la fascinación de ocupar siempre esta palabra. “Cagada”.

Y he tenido la conciencia de aplicarlo en diferentes modos: ¡Qué cagada!, Cagadal, Re cague. Con ciertos adverbios: cagandola ahí,  siempre cagandola. Tiempos verbales y personas: La cagué, la cagaron, La vamos a cagar. E incluso, añadiendo “toques” de otros idiomas: “Cagadinha”, “Cagueishon”.

Untitled-1

Si hay algo real en lo anterior, es que la he ocupado muchas veces, la ocupo, y sin duda, la ocuparé. No solo para describir situaciones en las que se han cometido errores o faltas, si no para complejas situaciones de mi realidad, y la que me rodea.

Pero creo que hay una belleza, no solo en la nutrida forma de expresar el error, si no en la experiencia real de la situación, que sobre pasa, por lo menos para mí, el aprendizaje y llega hasta la trascendencia.

El más famoso método de aprendizaje, el ensayo y error,  contempla la posibilidad de realizar una acción o experimento y evaluar el resultado, si hubo una respuesta positiva o negativa, si “Resultó” o “No resultó”, es decir, aprender de los resultados para, en un próximo experimento, ensayo o prueba, aplicar lo aprendido y buscar siempre los mejores resultados.

En lo anterior, hay tres puntos claves: 1. el aprendizaje, que es evidente. 2. El “próximo experimento”, es decir  volverlo a intentar y 3. Mejores resultados, donde quiero hacer una pausa, para explicar el título de esta publicación.

¿Qué son los mejores resultados? ¿Cómo es que equivocarse no es un buen resultado?¿Qué resultados estamos esperando realmente?

Cagarla, siempre será un buen resultado, por todo lo que implica, claro, quizá no es lo que estamos esperando, o buscando, pero te acercará más, como sabremos que hemos alcanzado nuestras metas y objetivos, sin antes haberla cagado.

La belleza de cargarla esta en definirte y definir a los demás, aprendes más de los errores que los logros, te determinas más cuando te equivocas y encuentras el significado de tu metas y objetivos cuando no las has alcanzado. No solo aprende uno, aprende sobre su propia naturaleza y también aprendes de los demás, y como reaccionan,  ¿Entonces será que cagarla es realmente cagarla? La respuesta es cuestión de perspectiva.

Esa es la belleza.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s