Te amanecí

Yo te amanecí, porque desperté en vos, quien sos, porque levante tu cuerpo dormido y sin dormir ni descansar te esculpí, como a mí, y me gustaba.Te amanecí

Y te amanecí, cada día, cada mañana, cada instante que te esculpía, sin cincel, sin piedra, sin dolor, solo amor y deseo, haciendo al tiempo perfecto y atento.

Yo te amanecí, porque saque tu sol cada día, y a diario, te hacía café para despertarte la vida, y no solo te lo bebías, porque en cada sorbo que diste, te besé la frente y te besé el presente.

Y te amanecí, pintándote cielos de colores con mi sangre,  la tuya y los tintes constantes ,y  viste amaneceres en arena, en piedra y en cemento, y los viste hasta con los ojos cerrados,  porque verlos juntos era justo y era necesario.

Yo te amanecí el deseo, te serví y me serví en el cuarto y cama y nos desayunábamos a besos, envueltos en la piel tersa de ambos cuerpos revueltos, incompletos hasta ese momento.

Y te amanecí no un solo un día, sino todos los otros días que te esperaba en la puerta, camine con vos todo el camino hasta el desierto donde sin piedad y sin merced, estrellamos el avión que nos llevaba al cielo.

Y yo te amanecí en la risa, que te dió al decir adiós, en la mañana al despertar, sin dejarte de adorar, sin encontrar como explicar, que yo todos los días te amanecí,…

Pero nunca pude despertar en tí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s