Muralla

La misión era complicada, no era solo una conquista, no era un avance, ni siquiera la batalla decisiva en esta guerra; pero derribar los pilares más fortalecidos de aquella muralla, era marcar un final y un principio, de algo que todos sabían, que estaba mal.
/
– Quisiera poder entender que pasa, pero si no me decís, no puedo hacer nada, en serio.
– No sé, no es como que necesites saber todo de mí.
– Más allá de que quiera, es que lo necesito.
– Eso es pura obsesión, sabelo.

Se habían intentado varios flancos, trataron de arremeter y derribar yendo por el sur, pero fue infructífero, la  construcción de esos muros era engañosa, parecía ser que cedía, pero nunca lo hacía, tenían la ilusión que lograban entrar y derribarlos, pero después de tanto agotamiento en tratar, la muralla volvía tal cual nunca hubiese pasado nada. Como magia.
/
– ¡Pero quiero entender! Para poder saber que hacer.
– Si igual no podes hacer mucho, es pura mórbida curiosidad la tuya, si no creía que fuera importante antes, menos ahora.
/
El norte nunca fué opción, además de ser el área más poblada, era la más fortificada, eran capas de murallas y pilares, acero, muro, determinación y razón. Y a pesar de ser la zona con más portales y accesos, entrar por uno llevaba a un laberinto que al final, terminaba por sacarlos lejos, por una puerta diferente.
/
– Entonces, ¿Cómo se si lo que voy a hacer es lo correcto? ¿Cómo sé que hacer?
– Lo sentís, y lo haces, no hay más nada que saber, se siente y es hace.
/
Habían intentando con enormes catapultas, embestido cientos, miles, millones de veces con arietes de carne, habían perdido la cuenta de cuantos escaleras, puentes y estruturas habían armado para atravesar, era una lucha sin razón de serlo, un letargo masoquista de intentos, palabras, gestos y emociones en desgaste eterno.
/
– Bueno, entonces solo lo hago,  pero ni siquiera es una acción pensada, solo completamente aleatoria.
– Claro que la pensaste, no mintas, ni siquiera fuese opción si no la pensas.
– Solo lo pensé ligeramente, sin pensar en que podría suceder ¿Cómo haces algo sin pensar en las consecuencias?
– Es que no podés andar siempre por ahí pensando en todas las consecuencias de lo que haces.
– ¿Entonces solo hago? ¿Por instinto? ¿Qué soy?¿Un animal?
– Hasta los animales tendrían una respuesta sin pasar tres horas pensándola.
/
Los exploradores iban y venían, tratando de encontrar un punto más angosto, menos fortalecido, o peligroso, se camuflaban con el entorno para llegar más cerca o pasar por algún puente e investigar en los laberintos exteriores, algunos eran descubiertos y masacrados sin piedad, no era un lugar para espías o exploradores y averiguar. Nunca habían noticias alentadoras cuando volvían, si es que volvían.
/
– Entonces no pasa nada, no hago nada, creo,… que eso haré, al final, no hacer nada, también es una decisión.
– Nada haces porque nada sos.
/
Y entonces acampaban unos días, meses o años, frente a la muralla, haciéndole cantos, ofrendas, fiestas, sacrificios, hasta reparaban las grietas provocadas, como si se tratara de un dios por complacer, como si fuera un recién nacido por cuidar, como si esa fuera la razón por la cual vivir y luchar, cuando en realidad, no era nada.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s