Había escrito todo

Se había despertado 20 minutos antes que ella, para cocinarle con amor, pancakes en forma de corazón, y llevarlos con ternura hacia su boca, mientras le cantaba la canción, que los hacía suspirar a los dos.

Le había preparado una ducha tibia, endulzada en jazmín, con aroma a “estoy aquí”, para lavarle las penas aunque sea un día, y hacerla sentir limpia de cualquier sensación que le nublara la razón.

 

Le tenía listo el atuendo, porque la vistió de besos, caricias y fé, había planchado para ella un manto grueso de confianza, para que se rodeara de él al salir, porque allá afuera, todos te pueden mentir.

 

Le había preparado la ruta a seguir, un cruce a la izquierda, rumbo al corazón, dirigido por un semáforo de emoción, que siempre estaba en verde para ella, llevándola por la avenida más rápida, de fácil dirección.

 

Se quería subir con ella, antes de partir, para disfrutar el viaje juntos, y ver pasar la vida, afuera de la ventana, contemplando los dos, su reflejo sobre el mismo vidrio, que ahora los separaba, antes de decir adiós.

 

Y le había escrito todo lo que vivieron juntos, en el pétalo de una flor,  que le entregó, el día antes de morir de pena, antes de desaparecer como era él, porque sabía que desde ese momento, al ella partir, respirar sería tarea dura y no habría nada más que escribir.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s