Al oído.

¿Cómo puedo decirte que te amo y que lo escuchés hasta en tus sueños?

¿Será que lo digo una y otra vez, hasta perder el hilo del tiempo?

¿Te compongo una canción que no tenga final y la canto hasta que me pongan un bozal?

¿Cómo te lo declamo, en cuál armonía, en que son, con cuál ritmo y con qué sabor?

¿Te lo digo al oído? ¿Lo deslizo hasta tu inconsciencia? ¿Lo escribo atrás de tus párpados para que lo veas hasta con los ojos cerrados?

¿Será que esclavizo mis sentidos? ¿Encadeno mis ojos a tu figura, mi boca a tu locura, mi tacto a tu ser?

¿Cómo amarro mis deseos para tenerlos cerca de los tuyos? ¿Los ato a la vela de tu merced  y cuando sople tu querer, los mueva por fin?

¿Te lo digo al oído otra vez?¿Cómo te pido que escuches sin que pasen mis palabras por tu cabeza y vayan directo a tu corazón?

¿Me suicido en el intento de llevar alegría a tus días sin ninguna razón?¿Doy mi vida por un día de la tuya?

¿Y si llego a abrazar la muerte mientras me arraigo con esperanzas verte?¿Y si me voy sin decirte lo que he guardado para vos?

¿Qué hago con todos estos colores?¿Con los besos de sabores?¿Con las caricias para que no llores?

¿Entonces qué?¿Lo repito y te lo digo al oido?¿Será mejor vivir en un bucle eterno repitiéndo sin dolor, que te espero en mi puerta por favor?

¿Sigo con fe?

¿Sigo de pié?

¿Sigo?¿Por qué?

¿Te lo digo al oído?

¿O mejor lo reprimo?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s