Casos de ocasos.

1-Cuando el sol se puso ese día, llegó a su puerta, llevaba una chaqueta crema, con unas botas que le combinaban, se las limpió, y toco a la puerta.

Toco a la puerta dos veces.

Trató de verla por la ventana.

¿Me dijo que viniera a las seis y media? ¿O siete?

Toco a la puerta una última vez. Pero no hubo respuesta.

Y el sol volvió a salir, sin que él la volviera a ver otra día, ni otra noche más, nunca más.

 

2-Cuando el sol se puso ese día, aún la abrazaba, la tenía entre su cuerpo, entre sus ideas, entre su cabeza y sus venas. Ella latía en él y él la vivía.

La abrazó aún más fuerte.

Tan fuerte como si nunca quisiera dejarla de abrazar.

¿Cuánto más fuerte te tengo que abrazar para que te quedes prendida a mi ser?

Y en el último momento, cuando la abrazaba con todos sus fuerzas. Se esfumó.

Y el sol volvió a salir, sin que él la volviera abrazar otro día, ni otra noche más, nunca más.

 

3-Cuando el sol se puso ese día, una lagrima caía sobre la taza de café, caía sobre una vida entera soñada, sobre una ilusión derramada, que se ahogaba, y lastimaba.

El café perdió su sabor.

Y se volvió más amargo, por todas las lagrimas que acompañaron a la primera.

¿Qué fue lo que te dije, para que derramaras tanta amargura sobre nuestro café?

Le limpió los ojos y puso la taza a un lado, y después, ella se hizo a un lado.

Y el sol volvió a salir, sin que él volviera a disfrutar una taza de café con ella otro día, ni otra noche más, nunca más.

 

4-Cuando el sol se puso ese día, el ocaso le acariciaba los rizos en todo su esplendor, y el la miraba hipnotizado ante tremendo espectáculo sucitado.

La vio por un segundo.

La soñó por un milenio.

¿Qué debería ser, darte o tener, para que sepas que mi lugar es en tu querer?

Parpadeó, y como un espejísmo, los rizos no estaban, y los olvidó.

Y el sol volvió a salir, sin que el la volviera a soñar otro día, ni otra noche más, nunca más.

 

5-Cuando el sol se puso ese día, bailaba el alcohol en sus venas, hacía fiesta sinverguenza la embriaguez, y los volvía expertos en hacer promesas, que se iban a desvanecer.

Y borracho, le dijo que la amaba.

Y ella le besó las palabras que tanto esperaba.

¿Y si la sobriedad nos desangra las mentiras bebidas que nos prometimos hoy?

No es esta la sensación de amor que quiero sentir para toda mi vida.

Y cuando el sol volvió a salir, les regaló luz, les regaló sueños, y les regaló realidad, y no se emborracharon de amor otro día, ni otra noche más.

Nunca más.

 

 

Advertisements

La misma dirección.

Tenía en su mano derecha, una carta, una lección y un decisión.

La había leído tarde.

O quizá no la había leído bien.

En su mano izquierda, tenía un revólver, un Smith & Wesson, como Pedro, pero sin la navaja, que aún testificaba el uso, vomitando un humo ligero, de pólvora guardada, por una bala que paso años esperando ser disparada.

Continue reading

Mentime con amor.

Entonces, decilo otra vez, y esta ocasión, sentilo, sentí como se deslizan esas palabras hacia mi oído, desde tu boca, ¿Sí? Decilo así, tan consciente, tan real y que parezca diferente.

Lo escondes por favor, esconde todo rastro de mezquindad malograda por la ataviada sensación de sentirte solo una, una y no dos, una de cuerpo y no nosotros dos.

Incesantemente repetí, repetí nuevamente la fórmula, una y otra vez, suave, como si no me diera cuenta, como si no supiera que al perdonar, te diera bandera para dañar.

Zambullámonos, tirémonos, una vez más, en la utopía irreal, de una relación formal, del ¿Cómo te fue hoy? si no nos fue, ni nos como, y mucho menos nos hoy.

Abrazá la técnica diplomática de besar sin sentir, de amar sin arder, de ser quién te pido que seas, sin ser vos, ni ser yo, ninguno de los dos, solo el trámite del viaje a continuación.

Burlate una y otra vez, de mi decisión de estar acá, de verla de menos, y verla mal, al final, la corporeidad ya la infravaloramos y enterramos sin percatarnos.

Encedé, nuevamente, la duda, la inseguridad, la ansiedad y la imaginación, que tomen posesión de tu cuerpo, de tu pensamiento, que emborrachen y nublen tu razón.

Termina de una vez de decirme lo que querías hacerme sentir, porque le diste la palabra al odio, a la desilusión, a la tristeza y al enojo, cuando todos ellos hablaron, menos vos.

Herí eternamente, la ilusión más cercana a la felicidad que sentí, sentimos e idílicamente, vivimos, y si me vas a mentir otra vez, bonita, mentime con amor.